La falta de rentabilidad acelera el abandono de las dehesas

Hace 2.000 años que el hombre jugó a ser un dios en la Península Ibérica y le salió bien. De las peores tierras y en condiciones climáticas adversas, creó la dehesa, un ecosistema único que compagina la explotación agraria, forestal y ganadera de forma sostenible a partir de un inestable y complejo equilibrio….

Leer artículo completo a continuación:

https://elpais.com/economia/2016/07/05/actualidad/1467745919_737443.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *